LÁSER

Oculistas en Mendoza. Oftalmólogos en Mendoza. Medico Especialista en Oftalmología. Cirugía de la Catarata. Cirugía de Córnea. Cirugía de Glaucoma.

CIRUGÍA OCULAR CON RAYOS LÁSER

La cirugía ocular con rayos láser puede ser un tratamiento eficaz contra muchos tipos de enfermedades de los ojos.

¿Qué es un láser?

La palabra láser corresponde a las iniciales de “Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation” (amplificación de la luz por emisión estimulada de radiación). Un láser es un rayo de luz concentrada que es creada cuando una corriente eléctrica pasa a través de un material especial.

El nombre y color del láser dependen del tipo de material especial que se utilice:

  • Gas argón – luz azul-verde;
  • Gas criptón – luz roja o amarilla;
  • YAG (itrio-aluminio-grande) – luz infrarroja invisible;
  • Diodo – luz infrarroja.

¿Cómo funciona el láser?

Los rayos láser se pueden utilizar de dos maneras diferentes para tratar las enfermedades de los ojos.

Láser térmico: La luz se convierte en calor cuando entra en contacto con el ojo. El calor se utiliza para:

  • Cauterizar vasos sanguíneos (venas y arterias) con hemorragias o que tienen fugas de fluidos;
  • Destruir tejidos anormales, tales como tumores;
  • Adherir la retina al fondo del ojo.

Láser fotodisruptivo: La luz recorta o moldea los tejidos de manera similar a un cuchillo o bisturí. El haz de luz se utiliza para:

  • Cortar las membranas delgadas dentro del ojo que bloquean la visión;
  • Modificar la forma de la superficie del ojo.

¿Qué ventajas tiene usar un láser oftálmico?

La cirugía oftálmica con láser tiene varias ventajas:

  • El haz de luz láser no presenta riesgos de infección;
  • La cirugía láser puede ser efectuada en el consultorio del médico sin necesidad de hospitalización;
  • El cirujano desfruta de gran precisión y control.

¿Qué enfermedades pueden tratarse con cirugía láser?

Enfermedades de la retina:

Desgarros o agujeros retinianos: la retina es la capa interior del ojo que se encarga de percibir la luz y de ver. Si la retina se desgarra, puede separarse de la pared posterior del ojo. A esto se le conoce como desprendimiento de retina, y puede ocasionar la pérdida de la vista. Algunos síntomas de los desgarros retinianos son:

  • Centelleos repentinos de luz;
  • “Moscas flotantes” o manchas en la visión.

La mayoría de los desgarros retinianos pueden tratarse con el rayo láser de argón o criptón si son detectados antes de que la retina se desprenda. El láser ayuda a adherir la retina a la pared del ojo, evitando el desprendimiento de la retina. Si ya hay desprendimiento de retina, no se puede usar el rayo láser, y generalmente se requiere una operación.

Retinopatía diabética: La enfermedad ocular resultante de la diabetes es una de las principales causas de pérdida de la vista. La diabetes puede ocasionar que los vasos sanguíneos crezcan anormalmente. Los vasos sanguíneos pueden desarrollar fugas de fluidos (edema macular) o hemorragias dentro del ojo. La cirugía láser como tratamiento contra la retinopatía diabética:

  • Detiene las fugas en los vasos sanguíneos, reduciendo así el edema macular y ayudando a evitar una mayor pérdida de la vista;
  • Retarda o detiene el crecimiento de vasos sanguíneos anormales, disminuyendo la posibilidad de sufrir hemorragias en el interior del ojo.

Degeneración macular: La mácula el la pequeña área central de la retina que nos permite ver con claridad los detalles pequeños. La degeneración macular afecta su visión central, la cual le permite leer.

La mayoría de las personas padecen de degeneración macular “seca”, la cual no puede beneficiarse de la cirugía láser.

Pero unos cuentos padecen de degeneración macular “humeda2, la cual hace que los vasos sanguíneos anormales cusen hemorragias y cicatrices en la mácula. En algunos casos, estas personas pueden ser tratadas con el láser de argón o criptón, el cual cauteriza los vasos sanguíneos para evitar mayores lesiones.

Existen otros problemas retinianos que pueden ser tratados con rayo láser, tales como:

  • Oclusiones en las venas retinianas;
  • Histoplasmosis;
  • Retinopatía serosa central;
  • Algunos tumores oculares.
  • Membranas Neovasculares Submaculares (Terapia Fotodinámica).

Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad del nervio óptico, el cual envía las imágenes desde el ojo hasta el cerebro y nos permite ver. El glaucoma afecta por lo menos a dos de cada cien personas de edad avanzada en los países occidentales.

El glaucoma lesiona el nervio óptico, generalmente debido a un aumento en la presión del fluido dentro del ojo. Con frecuencia puede evitarse la pérdida de la vista debida al glaucoma si su oftalmólogo detecta la enfermedad antes de que el nervio óptico sufra grandes daños.

El glaucoma debe ser detectado lo más pronto posible para que el tratamiento pueda tener éxito.

Las gotas oculares y tabletas son el tratamiento más común para el glaucoma. Si estos medicamentos no controlan la presión interna del ojo, puede utilizarse la cirugía láser para crear un pequeño orificio que permita el drenaje del fluido y la reducción de la presión.

Cirugía posterior a la eliminación de cataratas

Después de que se haya eliminado una catarata, la cápsula de la lente en ocasiones se vuelve opaca. El rayo láser de neodimio-YAG puede abrir esta membrana opaca y restituir la visión clara.

No se utiliza la cirugía láser para extirpar cataratas.

Cirugía Refractiva 

En una intervención conocida como queratectomía fotorrefractiva, o QFR cuando es en la superficie de la córnea y Lasik cuando la ablación se realiza en el interior de la misma, se utiliza el láser de excímer para cambiar la forma de la córnea y reducir o eliminar la necesidad de usar gafas o lentes de contacto.

Resumen

La cirugía láser es uno de los grandes avances en el tratamiento de las enfermedades de los ojos. El éxito del tratamiento con rayo láser depende del tipo de patología ocular.

En la mayoría de las situaciones, la cirugía láser sólo ayuda a evitar una mayor pérdida de la visión. En algunas situaciones, tales como la cirugía con láser YAG o la PRK, la visión puede ser restituida a la normalidad.

Su médico oftalmólogo discutirá con usted los riesgos y beneficios que pueden ofrecerle los tratamientos con rayo láser.