Astigmatismo

Oculistas en Mendoza. Oftalmólogos en Mendoza. Medico Especialista en Oftalmología. Cirugía de la Catarata. Cirugía de Córnea. Cirugía de Glaucoma.

El astigmatismo es un tipo de error de refracción común. Es un trastorno en que el ojo no enfoca la luz de forma pareja sobre la retina (el tejido sensible a la luz en la parte posterior del ojo).

¿Cómo ocurre el astigmatismo?

El astigmatismo ocurre cuando la luz se desvía de manera diferente, dependiendo del lugar donde impacte en la córnea, y pasa a través del globo ocular. La córnea de un ojo normal tiene una curvatura pareja como la de una pelota de fútbol. Es igual de redonda en todas las áreas. Un ojo con astigmatismo tiene una córnea con una curvatura similar a la de una pelota de rugby. Tiene algunas áreas más inclinadas o más redondeadas que otras. Esto puede causar que las imágenes se vean borrosas o alargada, o con un doble contorno.

¿Quién corre el riesgo de tener astigmatismo?

El astigmatismo puede afectar tanto a los niños como a los adultos. Algunos pacientes con astigmatismo leve no notarán cambios grandes en su visión. Es importante hacer exámenes de los ojos con regularidad para detectar cualquier astigmatismo temprano en los niños. También una cicatriz en la córnea, puede generar un astigmatismo.

¿Cuáles son los signos y síntomas del astigmatismo?

Los signos y síntomas incluyen:

  • Dolores de cabeza
  • Fatiga visual
  • Entrecerrar los ojos para ver
  • Visión distorsionada o borrosa a cualquier distancia
  • Doble contorno o sombra en los bordes de los objetos que uno mira.
  • Dificultad para manejar por la noche

Si sufre alguno de estos síntomas, visite a su oculista. Si usa anteojos o lentes de contacto y aun así tiene estos problemas, puede ser que le sea necesaria una nueva receta.

¿Cómo se diagnostica el astigmatismo?

Por lo regular, se detecta el astigmatismo durante un examen completo de los ojos. Es importante estar alerta a cualquier cambio en su visión.

¿Puede tener astigmatismo y no saberlo?

Es posible tener un astigmatismo leve y no saberlo. Esto es especialmente cierto para los niños que no son conscientes de que su visión es distinta a la normal. Algunos adultos también pueden tener un astigmatismo leve sin presentar síntoma alguno. Es importante hacerse exámenes completos de los ojos para asegurarse de que su visión es óptima.

Tratamientos

Los errores refractivos se pueden corregir con anteojos, lentes de contacto o cirugía.

Los anteojos son la forma más simple y segura de corregir el error refractivo. Su oculista le recetará lentes apropiados para ayudarle a ver lo más claramente posible. Hay lentes monofocales, bifocales y multifocales.

Los lentes de contacto funcionan al convertirse en la primera superficie de refracción para los rayos que entran al ojo. Esto resulta en una refracción o un enfoque más preciso. En muchos casos, los lentes de contacto brindan una visión más clara, un campo de visión más amplio y mayor comodidad. Son una opción segura y eficaz si se ajustan y se usan de manera correcta. Es importante lavarse las manos y limpiar los lentes como se le indique para reducir el riesgo de infección, y no usarlos en forma permanente. El usuario de lentes de contacto debe ser responsable, y estar en permanente control con su oftalmólogo y con su contactólogo.

En algunos casos, es posible que no pueda usar lentes de contacto, por ejemplo ojo seco, alergia. Su oculista le puede indicar una “prueba de lentes de contacto” para evaluar si logrará tolerancia al usarlos.

La cirugía refractiva: Existen muchos tipos de cirugías refractivas. Su oculista puede ayudarlo a decidir si la cirugía es una opción para usted. Las distintas técnicas utilizadas en la actualidad (láser, distintos tipos de lentes intraoculares), se indican según las características de cada ojo. No es aconsejable realizar cirugía refractiva en pacientes jóvenes, ya que el error refractivo puede no estar detenido aún. Es importante antes de someterse a una intervención quirúrgica, asegurarse que el error refractivo se encuentre estable en al menos 3 años de seguimiento.