TRANSPLANTE DE CÓRNEA

Oculistas en Mendoza. Oftalmólogos en Mendoza. Medico Especialista en Oftalmología. Cirugía de la Catarata. Cirugía de Córnea. Cirugía de Glaucoma.

La cornea es un tejido transparente (de aproximadamente media pulgada de diámetro) que calza perfectamente sobre el iris, la parte coloreada del ojo. La luz pasa a través de la córnea hacia el cristalino de la misma manera que lo hace a través de una ventana. Tanto la córnea como el cristalino enfocan los rayos de luz hacia la retina en la parte posterior del ojo. Las imágenes se transfieren entonces a través del nervio óptico hacia el cerebro, donde se transforman en visión.

Anormalidades de la córnea

La opacidad o irregularidad de la córnea puede ser causada por un sin número de problemas.

Cuando la córnea se enturbia, como un vidrio empañado, la luz no pasa a través del ojo y el resultado es una visión deficiente. La única forma de restablecer la visión es reemplazando la córnea con un tejido sano proveniente de una córnea saludable. Este es el objetivo del trasplante.

A continuación le damos algunas de las razones que pueden indicar la necesidad de un trasplante de córnea:

  • Infección o daño ocular.
  • Malformaciones de la córnea (condiciones heredadas que pueden resultar en opacidad de la córnea).
  • Queratocono (irregularidad en la forma de la córnea).
  • Opacidad de la córnea después de cirugía de catarata u otra cirugía ocular.

Trasplante de córnea

El trasplante de córnea consiste en remover un disco central del tejido defectuoso y reemplazarlo con uno de tamaño similar de una córnea normal proveniente de los ojos de un donante. La córnea es la única parte del ojo que puede trasplantarse. En los Estados Unidos se llevan a cabo aproximadamente 15,000 trasplantes de córnea al año; es el tipo de trasplante más exitoso.

Cirugía

El trasplante de córnea se lleva a cabo en la sala de operaciones usando un microscopio. Esta cirugía se puede realizar bajo anestesia local o general y generalmente dura de 1 a 2 horas. Un instrumento parecido a un molde de cortar galletas se usa para remover la parte central de la córnea defectuosa y para moldear una sección similar a partir de la córnea donada.

Si existe catarata, también puede removerse y reemplazarse con un implante. La córnea donada puede entonces fijarse en posición con una multitud de pequeños puntos que son más finos que un cabello humano.

Qué esperar después de la cirugía?

Generalmente el control de la cirugía se lleva a cabo en consulta externa.

La mejoría de la visión después de la cirugía es un proceso lento. Con frecuencia se requieren de 6 a 12 meses para poder determinar la visión definitiva. Dado que la forma del trasplante cambia a medida que va sanando, puede ser que no se le prescriban lentes hasta varios meses después de la cirugía. Algunos de los puntos podrán ser removidos por el doctor, sin dolor alguno, durante las semanas o meses siguientes a la cirugía. Otros quizá permanezcan definitivamente.

Usted puede levantarse y caminar casi inmediatamente después de la operación. No hay restricciones para leer, ver televisión u otras actividades visuales. El ojo deberá estar protegido todo el tiempo, ya sea con el protector o con los lentes. Se le permite bañarse y lavarse el pelo. El jabón y el agua, sin embargo, no deben caerle en el ojo operado y nunca debe restregárselo.

Lo más importante es evitar cualquier actividad en la cual pueda golpearse el ojo. No hay restricciones en cuanto a caminar, pero es mejor esperar de 4 a 8 semanas después de la cirugía para realizar actividades como jugar golf,  correr o nadar. Al agacharse, es más seguro doblar las rodillas en vez de la cintura y no debe levantar objetos que pesen más de 5 kg por lo menos durante 6 semanas después de la operación.

Riesgos de la cirugía

Los trasplantes de córnea, como cualquier otra cirugía, son extremadamente delicados y, al igual que en cualquier cirugía ocular, existe el riesgo de sangrado o infección. Aunque es raro, si esto ocurre puede que se pierda la visión del ojo afectado. Otras posibles complicaciones incluyen:

  • Falla del donante: A pesar de que el Banco de Ojos inspecciona la córnea donada, es imposible determinar con certeza si la córnea va a permanecer transparente después del trasplante. Un pequeño porcentaje de las córneas donadas nunca se aclara después de la cirugía. En caso de que esto ocurra, la córnea deberá reemplazarse.
  • Problemas de cicatrización: Los trasplantes de córnea sanan lentamente, por esto los puntos deben permanecer por tanto tiempo.
  • Rechazo: Aunque la nueva córnea funcione bien es factible que el cuerpo la rechace, pues reconoce que proviene de otra persona. Si se detectan a tiempo, es posible tratar exitosamente un alto porcentaje de estos casos de rechazo. Si no se pueden controlar, el resultado es una córnea nublada. Generalmente, un rechazo puede ser reemplazado con otro
  • trasplante de córnea. La posibilidad de rechazo disminuye con el uso de gotas para ojos prescritas después de la operación.
  • Astigmatismo: En condiciones óptimas, la forma de la córnea debe ser esférica como una pelota; este es difícilmente el caso después de un trasplante de córnea; la irregularidad en la forma se llama astigmatismo y puede resultar en distorsión de la visión aunque la córnea esté transparente. Algunas veces el astigmatismo puede corregirse con lentes regulares o de contacto. El astigmatismo avanzado puede requerir cirugía correctiva.
  • Edema macular: Algunas personas que retienen exceso de líquido en la córnea también lo retienen en la mácula (la parte de la retina que provee la visión central necesaria para leer, ver televisión y manejar). Generalmente no es posible determinar cuáles son los pacientes que tienen edema macular antes de la cirugía. Incluso, en un trasplante exitoso la visión puede ser deficiente si existe edema macular. Actualmente existe tratamiento para el edema macular, aunque en algunos casos mejora con el tiempo, pero siempre queda una secuela visual.

Qué debe hacer después del trasplante de córnea?

  • Proteger el ojo constantemente con lentes durante el día y con el protector para dormir y mientras no use los lentes.
  • Usar las gotas recetadas. Traer sus medicinas cuando visite al doctor, ya que así él podrá ver qué está tomando y hacer los ajustes necesarios.
  • Notificar al doctor si observa algún cambio en su visión, enrojecimiento anormal del ojo o un dolor incómodo que dura más de 24 horas. Estos pueden ser síntomas prematuros de rechazo del trasplante.

El trasplante de córnea es una de las maravillas de la oftalmología moderna. Su continuo éxito depende de personas que estén dispuestas a donar sus córneas al morir, de un Banco de Ojos económicamente sólido y eficaz, y del compromiso a largo plazo tanto del paciente como del doctor para el seguimiento y cuidado del ojo operado.